La semana fue a puro nervios para ambos clubes, tanto para el “Bandeño” como el “Chacarero”. Por la ruta vieja que va a La Mendieta, viajaba la hinchada de Cuyaya mientras que la de El Carmen por la 34. Así llegaba la gente a la “Visera de Cemento”, estadio del Club Atlético San Pedro.

Antes del partido, La Cantada animaba a las dos hinchadas. Luego aparecía la copa custodiada por dos personas y un trofeo para el mejor jugador. También acompaño a la ceremonia de apertura, la “Virgen de Rio Blanco y Paypaya” junto a los funcionarios.

En la “Visera de Cemento”

Salían los equipos a la cancha, llegaba la hora de la verdad. Pero antes del pitazo inicial, Matías Sepúlveda pedía un minuto de silencio por los 44 submarinistas del ARA San Juan, uno de ellos era San Pedro.

El marco de gente era espectacular, ambas hinchadas alentaron a sus equipos, pero la que mas se hizo escuchar fue la del “Bandeño”, que colmo la “Visera de Cemento”, tanto fue así, que quedó gente afuera.

Virgen de Río Blanco y Paypaya

Comenzaba el partido. Y de entrada el “Chacarero” avisaba en el arco de Arjona. Un rebote del arquero “Bandeño” bien aprovechado por el chiquitín Cardozo, luego de una bomba de Languidey, hacía gritar a los simpatizantes de El Carmen.

Pero como de costumbre, Cuyaya reaccionaba al toque y quien era el encargado, el mismo de siempre, Bruno Solorza. Un pase perfecto por abajo, hace que el 9 comience la carrera al gol. Inclinado y de zurda, le cambiaba el palo a Romero que la vio pasar por abajo. Palo izquierdo y adentro, empataba Cuyaya.

“Bandeños”

Al descanso. Ya en el segundo tiempo nuevamente El Carmen pasaba a estar arriba del marcador. El verdugo era, Tarifa a los 10 minutos. Recibió un pase en el área y sin dudar le cambiaba el palo al uno de Cuyaya, gol del “Chacarero”.

Los nervios apuraban a los del “Bande”. El Carmen un poco más ordenado y tranquilo, hacía que su rival se cargue de ansiedad por empatar el partido. Cuyaya hizo un par de cambios y ahí estuvo la clave para revertir el resultado. Mejoró recuperando pelotas y comenzó a presionar al “Chacarero”.

Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. El Carmen no aguantó la arremetida y nuevamente le empataban el partido. El encargado, el mismo, su goleador, el artillero, el capocannoniere, Bruno Solorza el jugador del partido.

Club Atlético El Carmen

A lo guapo se metió la delantera al área de El Carmen. Ruiz sacaba el sablazo, Romero dio rebote y Solorza de derecha la clavaba al palo izquierdo. Otra vez salía el gordito a festejar con su hinchada. Gol de Cuyaya.

Faltaba poco para el final. Sepúlveda pitaba y a los penales, Cuyaya venía con ventaja porque en sus ultimo partidos, ya conocía esa pelicula. Y así fue. Solorza, Monteserín, Videla, Arancibia y Ruíz, la mandaron a guardar. Mientras que, por el lado de El Carmen, Piculiche, Gutiérrez y Bejarano al gol, pero Cardozo la mando al travesaño.

Con este resultado, Cuyaya se alzó con la copa antes más de 2.800 personas. El torneo viajó por toda la provincia donde hizo conocer a los jujeños otros equipos que tal vez nunca escucharon nombrar o sabían que existía. Además, se clasificó para el Torneo Regional Federal Amateur. Así culminó la primera Copa Jujuy con aciertos y errores. Pero sobre todo con la fiesta del fútbol y la alegría de volver a ver a la familia en las canchas.

Hinchada del “Chacarero”

Comentá esta nota

comentarios