Jujuy HD – Las artes marciales no están al margen de la crisis a nivel nacional, algunos gimnasios cerraron las puertas, otros están vendiendo sus elementos de trabajo y algunos se están “reinventando”, como el caso del sabonín Néstor Muñoz de Gregorio de Laferrere, del partido de La Matanza, provincia de Buenos Aires.

Néstor practica Taekwondo WT, desde hace 26 años y hace nueve que tenía funcionando su gimnasio “Sol de Oro” en Laferrere. Hoy, con toda tristeza tuvo que cambiar de rubro, para poder llevar el pan a su casa. El gimnasio de convirtió en una verdulería.

  • “Fue algo difícil, cambiar del día a la noche, no tuve otra opción para seguir adelante. Tenía 40 alumnos, tuve que cerrarlo, no me quedó otra que reinventarme, esta duro”

En su gimnasio no solo se dictaban clases de taekwondo, sino también de Funcional, Kick Boxing, Aero Box, Zumba, Boxeo y Jiu Jitsu. Contó que un gimnasio tuvo que vendar sus aparatos de pesa y cerrar.

De profesión mecánico, y hace dos años trabajaba en la empresa Mercedes Benz. Salía de la empresa a la tarde y de ahí se iba a dar clases de taekwondo. Nueve años de sacrificio en el gimnasio.

  • “Pusimos la verdulería, no entendíamos nada, fue muy raro, con un poco de vergüenza, obviamente yo quería seguir y no llegar a esto. Lo hablamos con mi familia, con nuestros ahorros estábamos tocando fondo, mi hijo me dio plata y abrimos hace tres días”.

Los conocidos que tiene, ayudaron a la nueva propuesta que comercial en Laferrere. La encargada de hacer el marketing fue su mujer, donde pudo ver que a seis cuadras de la redonda del gym, faltaba una verdulería.

  • “Muchos amigos me brindaron su apoyo, vienen al negocio, la verdad que estoy súper agradecido con la respuesta de la gente”.

Muñoz pudo saber que otros profesores tenían la intención de invertir en algún negocio, pero no se animaron, el miedo al fracaso pudo más. El confió en su familia y hoy venden no solo en el ex gimnasio sino también con delivery, con todas las medidas de prevención.

En otras provincias como Jujuy, algunos optaron por dar clases virtuales, es el caso del Dojo Maidana de Palpalá a cargo de Nico Maidana. Se le cruzo por la cabeza optar por esas clases por medio de Zoom, pero la tecnología le jugaba en contra a algunos de sus alumnos y no sabía cómo cobrar.

  • “Acá en Laferrere no todos tienen Wi Fi. Hay padres que quieren las clases virtuales, pero no tienen trabajo”.

Buscarle la vuelta, cambiar, reinventarse, ese el camino que tomó el sabonín Néstor Muñoz, que anhela que esto pase pronto para poder volver hacer lo que más le gusta, seguir dando clases de taekwondo. Filosofía que también la puso en práctica a la hora de momentos difíciles. Las artes marciales, no solo son puños y patadas, te enseña a seguir el camino correcto, el “Do”.

Ex gimnasio «Sol de Oro»

Comentá esta nota

comentarios

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
911