A pura velocidad. Con gran entereza, mano caliente y sobre todo, capacidad para definir rápidamente la cuestión. Los Spurs fueron los verdaderos halcones ante los Hawks que poco pudieron hacer ante un equipo que anda bien derechito y que ya lleva un récord de 20-5.

Si bien el primer cuarto fue parejo, San Antonio hasta llegó a sacar diferencia de 10 puntos en ese período. Todo gracias a la buena tarea del siempre rendidor Kawhi Leonard, quien finalizó el juego con 22 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y 5 robos. Y ya en el segundo cuarto no quedaron dudas. Los Spurs apretaron el acelerador y por momentos le dieron una clase basquetbolística a Atlanta, que solo apostó a lo que pudiera hacer Paul Millsap (22 tantos y 5 recobres).

Manu Ginóbili fue muy importante para los Spurs en ese primer tiempo, ya que finalizó el cuarto inicial con 7 puntos, pero le sumó otros tres antes de irse al descanso largo. El bahiense tuvo una planilla de 17 tantos, 3 rebotes y una asistencia, en sus poco más de 18 minutos de juego a lo largo de la noche.

Para el segundo tiempo la tónica fue la misma. Atlanta abatido por la superioridad del mejor del Oeste detrás de Golden State, y San Antonio manejando el ritmo del partido con gran paciencia y haciendo durar las posesiones, pero sin abandonar la buena puntería.

Aldridge y Green aportaron lo suyo con 13 y 10 puntos respectivamente, y los Spurs se llevaron un gran triunfo de la casa de los Hawks, ratificando lo hecho la noche anterior ante Los Angeles Lakers. Ahora el próximo partido lo jugarán este lunes ante Utah Jazz.

Comentá esta nota

comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here